Fabricas de bolsas plásticas en Lima: ¿Cuál es el proceso de fabricación y cuál es el producto más destacado en estas empresas?

5 Febrero, 2024
Fabricas de bolsas plásticas en Lima: ¿Cuál es el proceso de fabricación y cuál es el producto más destacado en estas empresas?

En las fabricas de bolsas plásticas en Lima explorar el proceso de sus productos brindan una perspectiva valiosa que fomenta la reflexión sobre su utilidad. Más allá de su conveniencia para las compras, estas bolsas destacan por su durabilidad, resistencia al agua y su capacidad para ocupar un espacio mínimo. Su versatilidad se manifiesta en la posibilidad de reutilizarlas en diversas ocasiones, ya sea para almacenar alimentos en refrigeradores o al aire libre.

Gracias a su eficaz retención de líquidos y sólidos, las bolsas de plástico se convierten en opciones prácticas, sirviendo tanto como bolsa de basura como para desechar residuos alimentarios. La mayoría tiene el tamaño justo para organizar los contenedores en el trabajo o en casa. También es útil si desea mantener juntos objetos sueltos como perchas, juguetes y ropa y protegerlos del polvo. Perfecto para guardar zapatos o ropa sucia en el bolso cuando viaja. Por eso existen miles de aplicaciones.

¿Cómo estos elementos en una fábricas de bolsas plásticas en Lima?

En las fábricas de bolsas plásticas en Lima se desarrolla en un fascinante proceso que abarca diversas fases. Inicialmente, se lleva a cabo la extrusión, seguida por la etapa de impresión y, finalmente, se procede al corte. El material base utilizado para estas bolsas es el polietileno, el cual se transforma en pequeños gránulos denominados pilas y se comercializa en bolsas.

¿Qué significa extrusión en las fabricas de bolsas plásticas en Lima?

Imaginemos el proceso de fabricación de bolsas de plástico como la creación de una receta única. Para lograr diferentes propiedades como brillo, textura y durabilidad, elegimos entre los diversos tipos de polietileno disponibles. Una vez que sabemos lo que necesitas, ajustamos nuestra “máquina de cocina”, la extrusora, según tus preferencias.

Ahora, para darle color y personalidad a nuestra mezcla, agregamos pigmentos a los gránulos de polietileno en la tolva. Imagina esta tolva como un recipiente mágico donde se combinan todos los ingredientes. Calentamos la mezcla casi hasta que esté a punto de derretirse y la vertemos en un molde especial llamado rueda, que le da forma a nuestros ingredientes y crea un tubo.

Aquí es donde entra en juego la creatividad: aplicamos dos técnicas, un proceso de soplado horizontal y otro de tracción vertical, para formar una bola que se convertirá en nuestra bolsa de plástico. Después de darle forma, enfriamos el material tubular y lo enrollamos en bobinas, como si estuviéramos guardando nuestra receta en un libro de cocina.

A veces, para añadir un toque especial, aplicamos un truco adicional, como una descarga que crea pequeños agujeros en la superficie. Esto no solo agrega un detalle interesante, sino que también facilita el proceso de impresión, como si estuviéramos decorando nuestra creación final.

Fase de impresión:

Ahora, después de haber moldeado nuestras bolsas de plástico, es hora de darles su toque distintivo. Introducimos la película de polietileno en una máquina especial llamada máquina flexigráfica rotativa, que podríamos comparar con nuestro pincel mágico de cocina. Esta máquina se encarga de imprimir la imagen que deseamos en las bolsas.

Imagina la película de polietileno como un lienzo que pasa por varios rodillos y depósitos de tinta, donde la imagen comienza a tomar forma. Es como si estuviéramos aplicando los detalles finales a nuestro platillo especial. Al finalizar este proceso, la tinta ya se ha secado, asegurando que la imagen impresa permanezca nítida y vibrante.

Es importante destacar que este paso es técnicamente el más desafiante de todos. Pequeños cambios en la velocidad, ajustes precisos en el bloque de impresión mientras atraviesa la bolsa y la velocidad con la que aplicamos la tinta al material pueden marcar la diferencia. Es como ajustar la temperatura y tiempo exactos al hornear un pastel. Dejar secar la tinta adecuadamente es crucial, ya que puede transformar por completo los resultados finales, añadiendo un toque de maestría a nuestra creación.

Fase de corte:

Ahora que nuestras bolsas de plástico han adquirido su imagen distintiva, es momento de darles la forma final. Este paso se realiza con una cortadora especial, que podríamos comparar con el cuchillo de cocina utilizado para cortar porciones precisas de un pastel. La programación de esta cortadora es esencial y se realiza según los parámetros específicos detallados en tu pedido.

Imagina que estamos ajustando la cortadora como si estuviéramos afinando la precisión de un corte perfecto. Los parámetros incluyen el tipo de bolsa, su ancho, largo y alto, creando la forma exacta que necesitas. Pero no termina ahí; también podemos programar otras funciones adicionales según tus necesidades, como la incorporación de fuelles o manijas. Es como personalizar la porción de pastel con adornos especiales, brindándote una bolsa que se adapta perfectamente a tus requerimientos.

Con estos consejos y la asesoría de Plásticos Alva, una de las mejores fabricas de bolsas plásticas en lima  podrás garantizar que cada bolsa sea una representación fiel de tu marca y un vehículo efectivo para atraer clientes. ¿Estás listo para marcar la diferencia? Contacta a Plásticos Alva en ventas@plasticosalva.com o llámales al 936575669/ 955061493   para explorar opciones que impulsen tu marca y contribuyan a un futuro más sostenible.

 

Otros artículos